martes, 23 de agosto de 2011

Significado del amor en la adolescencia


                               EL AMOR EN LA ADOLESCENCIA
El amor en la adolescencia suele vivirse de manera muy intensa, existe una
gran ilusión del primer amor, Sin embargo llega maquillado por una gran
cantidad expectativas que se han alimentado a través de lo aprendido en la
vida, por ej. En la familia, ya sea repitiendo patrones o queriendo cambiarlos
totalmente, influyen también los medios de comunicación, los cuentos color de
rosa, películas de amor tormentosas, telenovelas en donde mágicamente a
través del sacrificio se consigue el amor de aquel que tanto nos desprecia,
canciones que hablan de amores maravillosos y perfectos etc. enseñan que el
amor o se sufre mucho o todo es de ensueño. Por ello cuando se viven las
primeras relaciones se cree debería ser parecido a lo que teóricamente se
conoce o se tiene la fantasía de poder cambiar la historia.
Otro factor que interviene de manera importante es el enamoramiento que se
presenta en el inicio de las relaciones, que es en realidad una distorsión de la
percepción, se exageran las cualidades y se cree que la otra persona es la
ideal para compartir con ella el resto de la vida; afortunadamente el tiempo
hace milagros y permite descubrir la esencia real de la persona.
Dentro de las relaciones de pareja se tratan de cubrir las carencias afectivas
que se vivieron en la infancia, con el amor de la pareja. A través de la vida se
aprende a hacerse responsable de sí mismo, pero en esta etapa, los
adolescentes aún no tienen una identidad bien definida y viven las
frustraciones, los fracasos y las experiencias felices de manera más
egocéntrica, como si solamente fueran los únicos en el mundo a quien
sucedieran estos eventos y jamás fuera a pasar el dolor, sin embargo pasa
más rápido de lo que ellos mismo imaginan.
La experiencia en el amor es fundamental como en muchas otras cosas, el o la
adolescente tendrá que besar a muchos sapos antes de encontrar su príncipe
azul, es importante que no se deje llevar por la desesperación si éste tarda en
llegar, después de todo la historia de su vida amorosa apenas empieza. Es
mejor esperar a que alguien nos ame por lo que somos y no entregarnos a
quien amamos pero no nos ama por el miedo a la soledad, porque el precio
sería perderse a sí mismo.
“Se sigue viviendo aunque perdamos a quien no nos ama, pero no podemos
vivir si nos perdemos a nosotros mismos”
Psic. María de Lourdes Ramírez Camacho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada